Un paseo por el Jardinet con…Gemma Sanuy

Nacida el 25 de febrero de 1965 en Barcelona, Gemma Sanuy actualmente trabaja en terapias alternativas para animales en el barrio de Sants (Barcelona) desde hace dos años.

Lleva una tienda de accesorios y alimentación para perros y gatos y es allí donde también realiza las consultas sobre temas tanto de comportamiento como físicos y además, algunas de las terapias como el Reiki o prescripción de Flores de Bach.

Ha cursado formación en auxiliar técnico veterinario, Flores de Bach (tanto para humanos como para animales), métodos de diagnóstico florales, Reiki en grado de maestría, Psicología canina y felina, Terapias manuales para animales, Comunicación con animales, entre otros, además de  investigación a nivel particular.

– ¿Qué le lleva a una persona a dedicarse a las terapias naturales con animales?

Pues todo empezó a raíz de una búsqueda personal de una vocación que nunca antes supe definir, así que después de barajar varias posibilidades, pude dejar mi trabajo hasta entonces habitual, y me decanté por el mundo animal y empecé a informarme y estudiar todo aquello que pensé fuera útil para ayudar a los animales en todos sus aspectos, de una manera en que yo conectara mucho más y mejor que no fueran simplemente las terapias ortodoxas aplicadas habitualmente hasta entonces.

– ¿Te encontraste con barreras a la hora de practicar estas terapias alternativas en tus inicios?

Bueno, la verdad es que un poco de escepticismo por parte de la familia y amigos en cuanto a la posibilidad de poder vivir de esto y aunque no lo confesaran abiertamente, muchos dudaban también de su verdadera eficacia.

Aparte, preferiría no tener que hacer este comentario, pero el mundo veterinario en general es bastante reacio a éstas prácticas todavía, así que… es un sector con el que en principio, me cuesta poder colaborar.

– ¿Consideras que se aceptan este tipo de terapias en animales en nuestra sociedad actualmente?

Pues está costando, la verdad, creo que todavía falta un poquito pero luego va a ser una verdadera “explosión”, como todos estos temas. La gente cada vez conoce más estas terapias para humanos con lo cual empieza a atreverse a probar con ellas en el mundo animal confiando en que tengan los mismos resultados que han obtenido con ellos mismos.

De todas maneras, creo que la sociedad catalana, sin ser un tópico, está un poco más adelantada en estos conocimientos y prácticas (en humana y sobretodo en animal) que el resto de la sociedad española en general, con excepciones, claro está, aunque comparado con otros países como Alemania, EEUU, Inglaterra, Argentina, Chile, etc., todavía nos falta mucho camino que recorrer para llegar a su nivel, aunque suene a tópico, una vez más.

– ¿Tienes constancia de que haya una línea dentro de la formación formal actual (veterinaria/aux veterinaria) que contemple este tipo de terapias? Es decir, ¿Y está reconocida ésta práctica a nivel académico?

En la formación puramente veterinaria, no existe ningún tipo de formación de algo parecido, pero sí se observa un crecimiento en la oferta de las escuelas para auxiliares, de cursos como terapias manuales, Reiki, etc…

Por desgracia, casi todos los estudios referentes a animales y terapias alternativas, tienen ciertos problemas para ser reconocidos y aceptados por los estamentos oficiales de este país.

–  ¿Y en la práctica? ¿Consideras que se va extendiendo su uso?

Algunos veterinarios se decantan por la homeopatía o la naturopatía, aunque siguen siendo los menos.

– ¿Ha crecido la demanda de este tipo de terapias?

Yo creo que sí y que cada vez va a ir a más, sobretodo por parte de los responsables de los animales aunque no tanto por parte de las nuevas generaciones de veterinarios aunque sí creo que va habiendo un cambio de mentalidad en cuanto a lo que pueden aportar estas prácticas y conocimientos al mundo veterinario y el tiempo lo traerá aunque ellos no quieran.

Creo que empieza a haber ya un grupo importante de gente en general, interesada en seguir esta línea de formación ya que conecta con muchísimas personas que desean poder ofrecer su ayuda al mundo animal de una manera no agresiva y diferente.

– ¿En qué consisten las diferentes terapias que ofreces? Flores de Bach, Reiki, Masajes…

Explicado de una manera rápida y general, la terapia con Flores de Bach consiste primero que nada en hacer una evaluación suficientemente profunda del animal y su patología o problema como para llegar a conocerlo bien y obtener un diagnóstico. A partir de aquí se deciden las Flores de Bach u otras que pueden ser adecuadas para ayudarlo, las dosis y la frecuencia de administración.

Con el Reiki, la primera parte es exactamente igual hasta llegar a un diagnóstico y luego se decide el lugar y la frecuencia a priori de las sesiones.

En ambos casos, se trata de terapias llamadas vibracionales o bioenergéticas y se basan en la resonancia de campos energéticos.

Todo en la vida es energía y tanto las Esencias Florales como el Reiki, al entrar en contacto con el campo energético del receptor, trabajan para equilibrarlo en su verdadera y más pura naturaleza, única en cada individuo, con lo que no manipulan nunca sino que respetan la autenticidad de cada ser pero dándole máximo equilibrio, tanto en su vertiente emocional-mental como física ya que a diferencia de la medicina ortodoxa, no tratan los síntomas sino que van a la causa o raíz del problema o patología.

En cuanto al masaje, bueno, pues como nos es más cercano, ya sabemos que se trata de suaves manipulaciones manuales sobre el cuerpo del animal que inciden en beneficios a nivel de piel, sistema circulatorio, nervioso, muscular, etc.

– Imagino que estas terapias presentan alguna particularidad al ser aplicadas en animales, con respecto a lo que estamos acostumbrados como seres humanos…

La única diferencia notable, hablando de las tres terapias en conjunto, sería tener en cuenta la fisiología y anatomía que nos diferencia, simplemente. Aparte de otras pautas como diferencias de sensibilidad o en la aplicación (animales domésticos, salvajes, etc.)

– ¿ Y qué animales pueden recibir dichas terapias?

Todos los seres son susceptibles de poder ser tratados con estas terapias aunque evidentemente, terapias como el masaje, no son aplicables a animales de pequeño tamaño por razones obvias.

– ¿Quién es el que decide el tipo de terapia que debe aplicarse, el terapeuta o el cliente?

Depende. Yo dejo que el responsable exprese lo que desea si ya viene con una idea clara y si no coincide con lo que yo pienso que sería ideal, se lo propongo y no hay ningún problema.

Con los que no tienen ninguno o poco conocimiento de las terapias, soy yo la que aconseja, claro.

– ¿En qué situaciones o para qué casos se decide (o decides) aplicar una u otra terapia? Flores de Bach, Reiki, Masajes…

Primero tengo en cuenta el tema de la disponibilidad que pueda haber en estar en contacto directo con el animal. Así pues, si el responsable vive fuera de Barcelona o tiene horarios muy complicados y no coincidentes con los míos, intento aplicar primero terapias como las Flores de Bach antes que el Reiki aunque hay casos, sobretodo en animales con enfermedades agudas o graves, en los que aún así, no lo descarto.

Normalmente, para problemas de comportamiento, introduzco primeramente las Flores de Bach, ya que por sí solas, junto con algunos métodos conductuales a seguir, suelen dar muy buenos resultados.

En cuanto al masaje, está poco solicitado y de todas maneras, cuando tengo un animal en mis manos, a veces se mezcla todo un poco según lo que creo conveniente en cada momento.

– Al ser técnicas tan novedosas, los casos en que acuden personas a tu consulta con unas ideas erróneas preconcebidas suelen darse con frecuencia…

Entiendo que es bastante difícil “comprender” el sistema de funcionamiento de las Flores de Bach, por ejemplo, así como sus dosis de administración, que parecen ínfimas. Así que a veces, por mucho que les aconsejo y les cuento, las personas deciden hacer sus métodos, como pasa un poco también en la medicina ortodoxa que la gente acaba automedicándose.

Un ejemplo: para tratar el miedo a los petardos de un perro di unas flores que debían administrarse antes y durante la Fiesta de San Juan. Al ver que el animal ya había mejorado, para ellos suficiente, decidieron guardar la mitad del frasco para el próximo San Juan, y así no funcionan estas cosas, pero bueno.

También con el Reiki hay un poco de sensación de que estoy haciendo de “curandera” o algo parecido.

– ¿Qué tipo de persona suele acudir a tu consulta?

La mayoría, o bien son personas que ya están al límite y han probado otras cosas sin éxito o bien personas que ya poseen un buen conocimiento de estas terapias, normalmente porque las han probado o practicado en sí mismos y confían en ellas para beneficiar a sus animales.

– ¿Y hay alguna problemática con la que te encuentres de manera reiterada?

Con los perros, el síndrome llamado “ansiedad por separación” que implica estrés e imposibilidad de quedarse solos en casa sin causar problemas debido a un gran apego a sus responsables.

Con gatos, la verdad es que también triunfa el estrés, bien sea creando problemas urinarios u otros que a veces no se reflejan en los análisis veterinarios.

– ¿Hay algún animal en concreto con el que acudan mayoritariamente a la consulta?

Aquí en España, creo que el perro es el animal doméstico “rey”, así que es el que más predomina y los problemas, como ya he comentado antes, suelen ser el hiperapego, el estrés y también el miedo y la agresividad.

– ¿En qué casos y en qué momento consideras que es el más adecuado para plantearse la terapia alternativa en animales?

En cualquier caso donde haya una patología tanto física como de comportamiento y después de haber pasado por el control, exploración y diagnóstico de un veterinario.

También antes o durante cualquier situación posiblemente traumática o problemática como podría ser una mudanza, la muerte de un compañero ya sea animal o humano, etc.

– Así, hay algún requisito mínimo para que aceptes nuevos clientes…

El único requisito es que haya un diagnóstico veterinario si se trata de una patología física y que el responsable o responsables quiera o quieran colaborar. Esto último es indispensable para la recuperación del animal en la mayoría de los casos.

– En general ¿cuánto tiempo requiere la aplicación de una terapia para que surta efecto?

Siento no poder ser más concreta pero no hay tiempos mínimos fijos aunque sí, la mayoría de veces, recomiendo 4 sesiones seguidas en el caso del Reiki, por ejemplo.

También hay que considerar que existen diferencias entre los animales, como indivíduos únicos que son, con sus patologías particulares e insisto una vez más, con sus responsables y sus circunstancias concretas.

– Para que nos hagamos una idea…¿de cuánto tiempo consta una sesión?

Una sesión de Reiki en un animal depende mucho del grado de malestar que tenga ya que puede ir de diez minutos hasta no tener límite si el animal está muy apurado.

De todas maneras, en los casos no muy graves, es el animal mismo, con su gran sabiduría energética, el que nos dice cuándo ya tiene suficiente, levantándose y yéndose tranquilamente.

En cuanto al masaje, no debería durar más de unos veinte minutos en general.

– En cuanto a lugar físico de trabajo, ¿dónde aplicas las diferentes sesiones?

Las consultas las realizo siempre en la tienda pero el Reiki, con la experiencia, he visto que es mucho mejor realizarlo en el propio domicilio del animal, tanto en los casos en que el animal está grave, como en los que se estresa con facilidad al moverlo, que es sobretodo el caso del gato.

Otro motivo es que en la consulta, normalmente están sobreestimulados con los olores y productos, y además, ahora mismo tengo cuatro gatos así que, mejor en sus casas en la mayoría de ocasiones.

– Explícanos, ¿por qué y para quién se considera que las terapias alternativas son beneficiosas?

Para mí, siempre son beneficiosas ya que siempre digo que si no solucionan de raíz el problema, siempre ayudan, aportando una mayor aceptación y/o bienestar en el caso de las enfermedades físicas y/o estrechando el vínculo con el responsable en el caso de los problemas de comportamiento.

Y benefician tanto al animal como a su responsable ya que está claro que el bienestar de uno significa el bienestar del otro. Tanto es así, que a veces necesito tratar al responsable para que el animal pueda recuperar así también su propio equilibrio.

– Dichas terapias, ¿son contraproducentes en algún caso?

No, en ningún caso, nunca.

– ¿Consideras esta práctica como únicamente Alternativa o Complementaria a la práctica veterinaria? ¿En qué casos?

Pues en algunos casos será totalmente alternativa a la medicina ortodoxa y en otros se usará como un complemento eficaz y necesario. Pero esto puede variar en función de las patologías y preceptos que cada uno tenga de la vida y su manera de enfocar la sanación.

Por ejemplo: hay casos en los que es indispensable una intervención quirúrgica urgente y no hay más opción; ningún problema. Pero hay otros casos en los que el médico lo da todo por hecho o por perdido o simplemente sugiere un tratamiento muy agresivo; es entonces cuando el cliente también puede decidir hacer algo más o bien algo completamente diferente.

De hecho, se puede combinar, si así se desea o fuera necesario, cualquiera de estas terapias, tanto entre ellas, como con los tratamientos posiblemente prescritos por el veterinario, sin ningún problema ni interferencia entre ellos. Es más, en algunos casos pueden disminuir los efectos nocivos o más agresivos de los medicamentos alopáticos o tratamientos como la quimioterapia, etc…

– ¿Consideras alguna terapia beneficiosa además de las que practicas?

Pues claro. Yo conecto con el Reiki y las Flores de Bach. Pero hay muchas otras terapias no agresivas y muy beneficiosas para todos los seres, animales incluidos, como la acupuntura, la homeopatía, y en definitiva, cualquier terapia para humanos, aplicada con sus diferencias a tener en cuenta, puede tener los mismos efectos en nuestros hermanos los animales.

– Para finalizar…¿puedes explicarnos cómo nos conociste?

Os conocí por una buena amiga mía, Almudena, con la cual compartimos nuestra labor de ayuda en lo que ambas podemos para los animales y ella en particular, se hizo voluntaria de El Jardinet dels Gats y me comentó la buena labor que estábais haciendo.

La verdad es que no conozco mucho ni en profundidad este tipo de asociaciones pero por lo poco que he podido vivir con la gente de El Jardinet dels Gats, como el voluntariado de un par de días, me pareció que hacíais una buena y responsable labor, además de los continuos rescates y “movidas” que se realizan.

El Jardinet dels Gats, de momento, responde y se compromete, además. Y  esta es una prueba del interés y uso que se hace de las terapias naturales para ayudar a estos maestros nuestros que son los animales.

Agradecemos la disponibilidad y cercanía de Gemma Sanuy, que nos ha permitido conocer su trabajo con las terapias alternativas en el mundo animal, y animamos a los lectores a descargarse los trípticos de las diferentes terapias:

Web animals

Presentación Terapias Naturales (castellano)

Presentació Teràpies Naturals (català)

Flores de Bach (castellano)

Flors de Bach (català)

Reiki (castellano)

Reiki (català)


Anuncios

2 comentarios to “Un paseo por el Jardinet con…Gemma Sanuy”

  1. Felicidades por la entrevista!!

    Personalmente puedo hablar de las Flores, que Gemma, con tanta profesionalidad y amor nos ha preparado, tanto a mis gatas como a mi. Y sinceramente, a mi y las mías nos han funcionado muy bien!!

    Gràcies Gemma 😉

  2. M’ha semblat fantàstica l’entrevista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: