Punchy

El gato como signo de feminidad y eficacia. Guardián de la casa y un acompañante perfecto para transiciones entre la vida y la muerte. Representado a lo largo de la historia en el arte, un camarada universal. ” Cuando los gatos sueñan, adoptan actitudes augustas de esfinges reclinadas contra la soledad, y parecen dormidos con un sueño sin fin; mágicas chispas brotan de sus ancas mullidas y partículas de oro como una fina arena vagamente constelan sus místicas pupilas.” Apreciaciones de C. Baudelaire quien compartía amor y respeto hacia estas criaturas: bellas y misteriosas, colonizadas pero sindicales, consentidas y dichosas (reflexionaba sobre estas palabras y aún me parecía notar su pelaje).
Pasé unos meses con un gato negro, de pelo brillante y ojos punzantes color miel. Un compañero leal con quien viví una época muy feliz: Punchy, Punchito, Señor Puncho… Aquel minino padece leucemia felina, una enfermedad que provoca deficiencia del sistema inmune. No contagiosa para humanos, y en su caso con seis años de edad, se ha cobrado unos cuantos dientes. Ágil, retozón,  vivaracho y expresivo.
Hace dos meses dejé Barcelona con mucho pesar, y con ella a Punchy, quien actualmente es acogido por María. Se encuentra bien, adaptado y rutilante de cariño. Cuando decidí acogerlo, no había convivido con sujetos humanos, qué sorpresa fue descubrir que es cálido y comprensivo. Cuando lo nombraba irrumpiendo una de sus ensoñaciones, alzaba la cabeza sorprendido y emitía un sonido ronco y agudo, evocando recuerdos que hablan de mi abuela quien hace unos años aun persistía en el sofá, cerca de mi, en silencio, a veces adormilada, a veces nadando en el pasado… Pero, en ambos casos, estabamos juntxs. Hablando sin usar palabras. Qué seres tan especiales.
Con todo esto, quiero reafirmar el mensaje que se emite en bucle pero aún no es conocido por parte de amantes y perceptores de gatos: hay un sin fin de gatos esperando ser queridos, en ocasiones padecen enfermedades injustas pero no por ello han de ser objeto de rechazo. La leucemia felina es una enfermedad común pero ha de ser comprendida y aceptada. ¡Anímense, láncense, comprendan!
Especiales agradecimientos a El Jardinet dels Gats y Kan Chispis quienes hacen una labor maravillosa con dedicación y empeño, sin nombrar a un sin fin de terrenales que colaboran voluntariamente en el mantenimiento de los espacios, atendiendo las necesidades de estos seres y tantos otros que adoptan de forma definitiva o acogen de formar temporal.
Deseo que Punchito y yo volvamos a encontrarnos, quizás sea él quien me guíe hacia mi abuela. Mientras tanto, confiaré en ese vínculo que tuvimos y siempre tendremos.

Beatriz Morales Echenique

 

 

10446021_10204047854824642_7130550675803955707_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: